Petra, la joya de Jordania

Patrimonio de la Humanidad desde 1985, Petra es una ciudad excavada directamente en las rocas. Conocida como la «Ciudad Rosa», la «Ciudad Perdida» o la «Ciudad de Piedra», alberga más de ochocientos yacimientos arqueológicos, de los cuales 500 son tumbas. La mayoría de los monumentos que se pueden encontrar fueron esculpidos por los nabateos, aunque la ciudad ya había estado habitada anteriormente por los edomitas.

Una vez dentro del recinto encontramos un camino de arena para llegar hasta el Siq. DSC00225El desfiladero, de 1,2 kilómetros, se formó a causa de un terremoto que separó dos placas tectónicas. A lo largo del Siq, el camino se va estrechando y ensanchando, encontrando algunos tramos de poco más de 3 metros.  Las rocas pueden llegar a medir hasta 180 metros de altura. Se puede recorrer de tres formas: a pie, en burro o en un carro tirado por caballos. Al final del Siq aparece el yacimiento más famoso de Petra: El Tesoro.

DSC00325El Tesoro sirvió, en el pasado, como templo y como tumba real. Con 43 metros de altura, la fachada está dividida en dos partes, y cada una cuenta con seis columnas. El interior está cerrado al público. Por la tarde, con el atardecer, se resalta el tono rosado de la fachada. Cuenta la leyenda que recibió este nombre porque se creía que allí había escondido un tesoro, en la parte superior de la fachada. Motivo por el que en la actualidad aún pueden verse agujeros de balas que comprobaban la veracidad de la leyenda.

Dejando atrás el Tesoro, se puede seguir hasta llegar al Teatro, con una capacidad para 8500 personas. Fue dañado por uno de los terremotos que asolaron Petra, y parte de la estructura quedó destruida. Alrededor pueden observarse varias Tumbas Reales. La Calle de las Columnas es la vía principal de Petra. Esta parte era el antiguo centro de la ciudad. Se trata de una gran avenida rodeada por varias columnas de mármol que hace dos mil años estaba llena de tiendas y edificios. En ella encontramos un desvío que lleva hasta el Altar de los Sacrificios. Para llegar a allí hay que hacer una ruta de unos 45 minutos.

Una de las visitas imprescindibles es la del Monasterio. Para acceder hasta él hay que subir más de 800 escalones que en algunos tramos resultan bastante empinados. El camino dura una hora aproximadamente, pero se tienen unas buenas vistas sobre el desfiladero. El Monasterio mide 48 metros de altura y está excavado sobre la roca. Por los alrededores se encuentra un bar, estratégicamente colocado, y varios miradores.
DSC00271

En Petra se pueden encontrar algunos miradores para observar el Tesoro desde las alturas. Uno de ellos es el que sigue el camino de las Tumbas reales. Para recorrerlo se tarda una hora más o menos, pero se tienen grandes vistas sobre distintos monumentos y, finalmente, sobre el Tesoro.

 

 

Texto y fotografías: Natàlia Sarrión

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s