Copenhague, ciudad de cuento

A través de sus fantásticos personajes, sus sobrecogedores escenarios y sus suntuosos palacios, Copenhague se ha convertido en una ciudad de cuentos de hadas.

Copenhague es, sin duda, una ciudad perfecta para disfrutar de una escapada de fin de semana. En poco tiempo, se pueden recorrer sus calles y descubrir sus principales monumentos y algunos otros rincones menos conocidos.

Una forma rápida y diferente de dar una vuelta es con uno de los tours en barco que se ofrecen en el puerto. Desde las aguas de los canales de Copenhague, es una de las mejores maneras de tener una primera aproximación a la ciudad. Los tours suelen recorrer lugares de difícil acceso a pie. De esta manera, edificios como la Ópera, el palacio de Amalienborg, la Torre de los Dragones (Borsen), la Biblioteca Real Danesa, también conocida como el Diamante Negro (Den Sorte Diamant), o la Iglesia de Holmens, la favorita de la realeza danesa, se nos muestran desde una perspectiva única.

 

Pero hay otras muchas cosas que no se pueden visitar desde los canales y es necesario hacer una ruta a pie para descubrirlas. La joya de la corona de la ciudad es sin duda el puerto de Nyhavn (o Nuevo Puerto) y sus características (e infinitamente fotografiadas) casitas de colores. En la casa número 20, de color rojo brillante, fue donde el famoso escritor danés Christian Andersen vivía cuando publicó su primer cuento y una placa conmemorativa en su fachada nos lo recuerda.

 

Siguiendo con Andersen, cerca de la antigua ciudadela militar o Kastellet, se encuentra la famosa Sirenita, el icono de la ciudad. Para llegar a esta pequeña figura de bronce sobre las rocas, hay que dar un paseo siguiendo la línea del puerto.

 

Por este mismo camino también se puede llegar al Palacio de Amalienborg, residencia de la familia real danesa, que está parcialmente abierta al público, y la Iglesia de Mármol (Frederiks Kirke).

Palacio Amalienborg.JPG

En dirección contraria desde el puerto de Nyhavn, se encuentran los demás puntos importantes de la ciudad. El Teatro Real está cerca del centro comercial Magasin du Nord. Esta es una de las empresas más importantes de Dinamarca y que se remonta a 1870 cuando se abrió la primera tienda en algunas de las habitaciones del antiguo Hotel du Nord. En este hotel residió el mismo Chrisitan Andersen durante unos años. Cerca se encuentra la principal calle comercial de la ciudad, Stroget, donde entre otras muchas tiendas, destaca la de Lego, otra de las compañías danesas más conocidas a nivel mundial.

Stroget.JPG

Siguiendo con las marcas danesas más reconocidas, llegamos a la de la cerveza Carlsberg. La primera cervecería, entonces llamada Jacobsen, fue fundada por Jacob Christian Jacobsen hacia 1835 y posteriormente cambió su nombre en honor a su hijo Carl. Para encontrarla, se debe visitar la Brolæggerstræde, una bonita calle de adoquines en el centro de la ciudad. La familia Jacobsen enriqueció rápidamente gracias al éxito de su cerveza y Jacobsen reunió una gran colección de arte que actualmente se puede visitar en la Gliptoteca Carsberg, fundada por su hijo Carl.

 

Otros de los edificios más emblemáticos son el palacio de Christiansborg, actualmente la sede del parlamento danés y el ayuntamiento, llamado Radushavn.

Palacio de Christiansborg.JPG

No muy lejos sitúa la iglesia de Rundetarn, desde donde se pueden admirar unas de las mejores vistas de Copenhague.

Rundetarn Vistas.JPG

Además, esta se encuentra de camino al Castillo de Rosenborg, antigua residencia de la familia real. Este castillo está rodeado por unos maravillosos jardines y en su interior se desprende lujo en cada habitación.

Castillo de Rosenborg (2).JPG

Finalmente, si se quiere disfrutar de un largo paseo desde el centro, se puede optar por dos opciones. Ir hacia el sur, hasta llegar a la zona de Christiania, un barrio que ha optado por el autogobierno y que cuenta con fuertes movimientos sociales y culturales perfectos para aquellos que opten por un estilo de vida un poco alternativo. O ir en dirección contraria, hacia el norte, hasta llegar al precioso parque de Ostreds, con una frondosa vegetación y un gran lago en el centro. Un poco más allá, se encuentra el Sopavillonen, desde donde se pueden admirar los famosos “lagos” o Soerne. Esta zona es perfecta para pasear o hacer cualquier tipo de deporte.

 

Copenhague es una ciudad para disfrutar tanto en invierno como en verano. Si bien es cierto que una de las principales atracciones, los Jardines Tívoli, solamente abren en verano, la nieve invernal parece dotar la ciudad de un especial encanto.

Si estáis pensando en viajar a Copenhague y queréis saber dónde encontrar las principales atracciones, aquí os dejamos nuestro mapa.

Texto y fotografía: Andrea Gamo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s