Recorriendo la isla de Skye

Uno de nuestros últimos días en Escocia lo dedicamos a recorrer gran parte de la isla de Skye. Personalmente, creo que fue una de las zonas más bonitas y con más encanto del país.

Comenzamos la mañana como mucho otras, saliendo muy temprano del apartamento. La primera parada fue el Castillo de Eilean Donan, y después nos dirigimos hacia las Fairy pools. ¿Sabéis por qué reciben este nombre? Por el paisaje que forman, digno de los cuentos de hadas. Las Fairy Pools, o Piscinas de las Hadas, son un conjunto de piscinas naturales y cascadas situadas en la isla de Skye. DSC01335Dependiendo de la hora del día y de la luz los colores del agua varían, en ocasiones pueden verse de color turquesa y otras de color esmeralda. En la zona hay pozas de todos los tamaños y profundidades y para llegar a ellas, o al menos intentarlo, andamos por un camino de grava que atravesaba el Glen Brittle. Vimos la primera, pero por falta de tiempo no llegamos a las otras. Si se tiene tiempo dicen que la caminata merece la pena. No hay que olvidarse del repelente anti mosquitos. En las Fairy Pools no vivirán hadas, pero si mosquitos. Y no pocos.

Una vez “acabamos” con las Fairy Pools, nos dirigimos hacia Portree, un pueblo pesquero que se considera la capital de la isla de Skye. ¿Su verdadero encanto? Su puerto, donde encontramos un conjunto de casas de colores. Hicimos una parada para reponer fuerzas, comer algo y hacer unas cuantas fotos.
DSC01346
Finalizada nuestra parada técnica nos dirigimos hacia The Old Man Of Storr, un pináculo rocoso de más de 50 metros. No, evidentemente no subimos hasta él. Ninguno de los allí presentes éramos expertos deportistas. Como se veía fácilmente desde la carretera dejamos el coche aparcado para poder hacerle unas cuantas fotos. ¿Siguiente parada? Los acantilados de Kilt rock, DSC01352la versión pequeña y escocesa de los Cliffs of Moher. Las vistas eran espectaculares, el mar, la cascada de Mealt… Y un gaitero que no dejó de tocar en ningún momento. Escuchar las gaitas los primeros días fue gracioso. Después de casi diez días de viaje… No tanto.

Continuamos con nuestra ruta. En nuestro itinerario inicial teníamos apuntados muchísimos sitios, pero ya sabemos que pasa con el tiempo… Tuvimos que quitar algunos de nuestra lista. Nos dirigimos hacia el valle de Quiraing para tener una de las mejores vistas de Skye. El trayecto no fue fácil, ni para llegar ni para salir de ahí, pero mereció la pena.

DSC01356Cuando conseguimos salir del valle, las carreteras no estaban hechas para una furgoneta con capacidad para ocho personas, nuestro último sitio era el Fairy Glen. Sin lugar a dudas, es el lugar que más nos costó encontrar en toda Escocia. El Valle de las hadas no son más que pequeñas colinas con cimas redondas. Nuestra falta de tiempo, presente en todo el viaje, no nos dejó disfrutar del lugar tanto como nos habría gustado.

Finalizada nuestra pequeña excursión, nos dirigimos de nuevo hacia el apartamento.

 

 

Texto y fotografías: Natàlia Sarrión

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s