Entre Eventos

Entre viñedos: La vendimia de Nulles

Este pasado domingo la bodega Adernats celebró la primera Festa de la Verema de la vinícola de Nulles. ¡Y esperamos que haya muchas más! Es una experiencia totalmente diferente a las típicas catas de vinos y cavas, ya que te sumerge en todo el proceso: desde la recolección hasta el etiquetado.

Cava_opt

La bodega Adernats ha querido retroceder a los orígenes mas tradicionales de la producción del vino. Cuando llegamos a su sede de estilo modernista, diseñada por Cèsar Martinell, nos repartieron sombreros para protegernos del sol. También nos ofrecieron agua, vino y cocas saladas para coger fuerzas.

Después, ataviados con cestos y tijeras de podar, nos adentramos en el viñedo para recolectar las uvas maduras. Eran de la variedad Cabernet Sauvignon, una variedad negra, que son las que se recolectan más tarde.

El proceso es bastante sencillo: poner una mano bajo el racimo de uvas y cortar por arriba. Después se quitan las uvas pasas; aquellas que se han secado y estropearían el sabor del vino. Para saber si las frutas están maduras para ser recogidas se prueba una de las uvas, valorando diversos aspectos por separado. ¿Qué nos indica entonces que ya están listas? El grano se deprende con facilidad del racimo, los piñones son marrones y la piel y la pulpa son dulces.

Una vez ya están todas las uvas recogidas, llega el momento de hacer el mosto. Para tener un producto de calidad entre un paso y el otro no deben pasar más de 1 o 2 horas. Actualmente todo esto lo hacen máquinas, pero en la vendimia de Nulles tuvimos la oportunidad de hacerlo del modo tradicional: pisando las uvas.

Siguiendo, más o menos, el proceso tradicional, después llega el paso de prensar y colar el mosto y embotellarlo. Aunque si se quisiera conseguir vino, se debería dejar fermentar el mosto, para que de esta manera, el azúcar se convierta en alcohol. Pero ese proceso es largo, y nosotros teníamos tan solo unos minutos antes de que comenzase la fiesta final. Así que embotellamos y etiquetamos nuestro mosto (al que llamamos O’Pacos por su aspecto) antes de dirigirnos a la celebración.

¡Y el fin de fiesta llegó! Y fue la manera perfecta de cerrar la experiencia. La bodega nos ofreció una gran variedad de sus vinos y cavas para probar. Y todo ello acompañado con música tradicional catalana de la mano de la banda local Fenya Rai!

Las expectativas iniciales eran de pasarlo bien, pero la realidad incluso las superó. ¡Estoy deseando que llegue la próxima vendimia!

 

Andrea Gamo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s