Destino: Escocia

Escocia en Imágenes

See you soon Scotland!

Después de más de diez días de viaje, miles de kilómetros por carretera, pocas horas de sueño y muchos, muchos kilos extra, hemos tenido que decir adiós a nuestro apasionante destino. Y es que ha sido mucho lo vivido, lo disfrutado y también lo sufrido. Pero lo que llevamos con nosotros es un maravilloso recuerdo de sus paisajes, sus monumentos y su hospitalaria gente.

Como hay mucho por contar (y tenemos planeado dejar constancia de ello en nuestra guía y en otras entradas) y poco espacio por ocupar, ¿por qué no hacer un pequeño resumen del viaje a través de imágenes? Porque como dice el dicho… una imagen vale más que mil palabras… ¡y unas cuantas todavía más!

Así fue como empezamos, con una gran sonrisa de felicidad por estar en Edimburgo, la primera parada de nuestro viaje. Aunque quizás la comida del Wetherspoon’s tenía algo que ver…

En Glasgow nos dedicamos a recorrer sus calles en busca de las mejores muestras de arte urbana, pero en Dundee no pudimos resistirnos y acabamos de nuevo en el pub, esta vez para disfrutar de unos magníficos postres.

Saint Andrews nos impresionó con sus ruinas y su inmenso campo de golf. Y en el costero pueblo de Anstruther visitamos el que está considerado como el mejor Fish & Chips de Escocia y Reino Unido para la (según mi opinión) mejor comida del viaje.

Una vez en carretera, Tantallon Castle, Roslin Chapel, Kelso y Eyemouth fueron nuestras primeras paradas.

focaY una foca nos saludó en el puerto de Eyemouth, donde desemboca el río Tweed.

Y todavía en los Borders, seguimos visitando las abadías: Jedburgh y Melrose. En esta última pasamos lo que parecieron horas buscando el corazón del mítico Robert the Bruce, uno de los personajes más importantes de la historia de Escocia.

 

Cerca de Melrose, encontramos la fábrica de tartanes Locharron, donde aprendimos como se hace el tradicional kilt escocés. Y finalmente, el también mítico Gretna Green fue el último lugar que visitamos en el sur del país; la herrería que era el primer pueblo de Escocia junto a la frontera con Inglaterra donde la aristocracia inglesa se fugaba para sus bodas ilícitas. ¡Lugar de escándalos y romance que sin duda merece la pena visitar!

Tras un buen desayuno de tortitas escocesas con delicioso Golden Syrup, empezamos uno de los días más completos ya en el norte del país con el castillo de Dunstaffnage, cerca de Oban. Allí visitamos su destilería de Whisky y después surgió un gran contratiempo: no quedaban plazas para el ferry a las islas de Mull, Iona y Staffa, así que tuvimos que cambiar los planes.

Sabiamente aconsejados por una encantadora escocesa, fuimos en busca del castillo más fotografiado de Escocia: Stalker Castle. Después cruzamos el puente de la Isla de Seil, simplemente para pasar sobre el Atlántico y finalmente acabamos el día en el pueblo de Kilmartin donde, a demás de unas antiguas lápidas celtas, pudimos disfrutar (sobre todo yo, la adicta a la arqueología) de las estructuras megalíticas datadas entre el neolítico – edad del hierro.

devils pulpit

El siguiente día lo pasamos en la zona de los Trossachs, Lago Lomond y Stirling. Visitamos el castillo de Inveraray, donde se han rodado escenas de Downton Abbey, y la ciudad de Stirling. Aunque el plato fuerte del día fue… ¡The Devil’s Pulpit! o “Púlpito del Diablo”. Tras una bajada complicada, el tiempo lluvioso y cruzar el río por sus aguas, llegamos al final. Luego resultó que había otro camino relativamente más fácil… pero ¿qué se le va a hacer?

Y el único día de “calma” fue el de los Highland Games de Blairgowrie & Rattray y nuestro viaje por carretera, para disfrutar de los paisajes por The Military Road.

Penúltimo día: llegó el turno de Skye. Empezamos por Eilean Donnan, quizás uno de los castillos más icónicos del país. Pese al frío, sudamos subiendo a las Fairy Pools (¡y acabamos llenos de mosquitos!).

Seguimos el viaje por carretera parando en el mirador de Kilt Rock, donde, por fin, puede apreciar el característico brezo escocés (que había sido un poco decepcionante hasta entonces porque tiraba más a marrón que a lila). Y finalmente visitamos el pintoresco pueblo de Portree y nos perdimos (unas cuantas veces) buscando el misterioso valle de las hadas (Fairy Glen), que acabamos por encontrar casi al anochecer.

urquhart

Y llegó el último día. Y nos perdimos buscando las destilerías de Speyside. Pero acabamos llegando a nuestro destino final: Urquhart Castle y el Lago Ness. Y como sé que he empezado con un tópico, creo que me voy a tomar la licencia de acabar con otro…

…¡no hay mejor manera de terminar el viaje que visitando la casa de Nessie!

 

Andrea Gamo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s