Entre Ciudades

Barcelona: Dulce como la miel

La miel fue indispensable para endulzar las comidas hasta la popularización del azúcar en el siglo XIX. Era tan valorada que hoy en día todavía podemos encontrar referencias a este producto por las calles de la ciudad.

¿Conoces el barrio del Clot? Este lugar se conocía como Clotum Melis (Clot de la Mel) desde época medieval porque en estas tierras se instalaron panales de abejas de los que se obtenía un producto de gran calidad. Esta zona mantuvo un carácter agrícola hasta el siglo XIX, quedando aún vestigios como la Torre del Fang o la Torre de Sant Joan.

En el marco del proyecto Beehave los vecinos del Clot fabricaron miel, con la intención de conectar con el pasado apícola del lugar, que se puede comprar en la tradicional Pastisseria la Palma. A demás, el proyecto Beehave, de Marzo a Junio del 2018, reivindicaba el papel de las abejas de la miel en el equilibrio de la naturaleza, a través de una exposición en la Fundación Miró y un seguido de instalaciones y actividades en diferentes lugares de Barcelona.

PedralbesRepresentando la miel el dulzor por excelencia, no es de extrañar que muchos de los dulces tradicionales se elaborasen con ella. Se dice que en el monasterio de Santa María de Pedralbes se inventó uno de los postres tradicionales catalanes: el mató de monja, que no ha de confundirse con el también tradicional queso que recibe el mismo nombre. El mejor complemento para este postre era la miel. Todavía se puede disfrutar de este delicioso dulce en alguna de las chocolaterías de la calle Petritxol.

Y siguiendo con los postres, otro de los productos artesanales más valorados es el turrón, a base de miel y almendra. Si bien no se trata de un género propio de la ciudad, es sin duda uno de los dulces más importantes a nivel estatal y, por ello, son muchas las empresas que se dedican a su producción. Sin embargo, se pueden destacar negocios tradicionales como la Orxateria – Turronoria Sirvent, que desde el año 1920 llevan fabricando sus turrones de manera artesanal en Barcelona.

Airbee&beeSin lugar a duda, debemos estos manjares a las abejas. Pero no solo eso, sino que también juegan un rol imprescindible en el medio ambiente. Su acción polinizadora es vital para la reproducción de las plantas, sin embargo, su presencia en las ciudades es prácticamente inexistente. Para enmendar este hecho, el Ayuntamiento de Barcelona ha decidido instalar una serie de refugios para estos entrañables insectos en muchos de los espacios verdes de la ciudad, como en el Parque de Cervantes, el de Joan Miró, de la Ciutadella o el Clot, el Park Güell, o los jardines de Joan Brossa y los de Mossèn Cinto Verdaguer.

Tal es su importancia en el equilibrio de la naturaleza que muchos artistas se inspiraron en ellas en sus obras. Podemos ver, por ejemplo, en edificios de Gaudí, formas que recuerdan a panales de abeja en sus característicos arcos catenarios, como en el Palau Güell, la Casa Batlló o la Sagrada Familia. También están inspiradas en las abejas las típicas baldosas hexagonales que pavimentan Paseo de Gracia. En algunos casos, Gaudí incorporó directamente los insectos, como en la fachada de la Sagrada Familia.

Sagrada Familia_opt

Andrea Gamo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s