Entre Ciudades

La Dublín misteriosa

Dublín es conocida por sus pubs, su música, su famosa Guinness, sus zonas verdes y por mil historias más. Pero hoy queremos enseñaros que Dublín también puede descubrirse a partir de todas sus leyendas, que además no son pocas.

DSCF0515.jpg
El puente del medio penique o Ha’Penny Bridge. Foto: Judit Gabaldón

 

IMG_5202.jpg
Estatua de Molly Malone. Foto: Judit Gabaldón

¿Qué mejor manera de empezar que por Temple Bar? Lo que a día de hoy es la zona más turística de la ciudad, siglos atrás era el lugar menos recomendable para ir a pasear. Allí vivían ladrones, prostitutas y, en general, las familias pobres. Seguro que habéis oído hablar de Molly Malone, la pescadera más famosa de Irlanda. Ella era una de las habitantes de Temple Bar y se cuenta que a parte de vender pescado también se prostituía. Aún no se sabe si ella existió o no, lo que sí es cierto es que su leyenda era la realidad de muchas dublinesas. Y su historia tiene algo más, dicen que si le tocas los pechos volverás a Dublín.

DSC_5896.jpg
Callejuela de la zona de Temple Bar. Foto: Judit Gabaldón

Otra mujer famosa en Dublín es la Dama Verde o, según cuenta la leyenda, el fantasma de Darkey Kelly, que se dedica a pasear por los 40 escalones que rodean la iglesia de St. Audoen. Esta mujer regentaba un prostíbulo en la zona de Temple Bar y fue ejecutada al ser acusada de matar a cinco hombres. Pero otra historia más oscura explica que Darkey Kelly mantuvo una relación con el sheriff de Dublín y se quedó embarazada. Al pedirle dinero para criar al niño, el sheriff la acusó de brujería y la supuesta bruja fue quemada. Actualmente hay un pub en Dublín con el nombre de la mujer, dicen que por allí suele aparecer Darkey Kelly después de su recorrido por St. Audoen.

IMG_5187.jpg
Castillo de Dublín. Foto: Judit Gabaldón

Y hablando de fantasmas, seguimos con el Castillo de Dublín. Esta construcción fue utilizada por los británicos al intentar acabar con el movimiento de independencia irlandés. De hecho, dicen que de vez en cuando decapitaban a los rebeldes y mostraban sus cabezas en la muralla del castillo. ¿Quién dijo que Juego de Tronos solo era fantasía? Pero actualmente, de castillo no le queda mucho, ya que solo conserva la torre de su estructura original. Gran parte de la fortaleza quedó reducida a cenizas por un incendio. Lo que está claro es que tantas muertes tenían que pasar factura, y es que no es la primera vez que la gente afirma ver cabezas flotantes paseando por el castillo y buscando el resto de su cuerpo. Incluso, hace años, uno de los vigilantes del turno de noche explicó que oía ruidos y voces en lo que fue la cocina.

Aunque las personas no han sido las únicas víctimas de estas leyendas dublinesas. En la Catedral de Christ Church están los conocidos como The Cat and The Rat o Tom y Jerry, un gato persiguiendo a un ratón que se encontraron ya momificados dentro del órgano de la catedral y que actualmente se pueden visitar. Pero no fueron los únicos que se quedaron atrapados en su interior, también se cuenta que a principios del siglo XIX un soldado se quedó encerrado durante meses dentro de la Christ Church, cuando esta se utilizaba como bar ilegal, y al final fue devorado por las ratas.

DSC_5769.jpg
La Christ Church de Dublín. Foto: Judit Gabaldón

 

DSC_5768.jpg
Puertas georgianas de colores. Foto: Judit Gabaldón

Si alguna vez habéis paseado por Dublín os habréis fijado en que cada casa tiene un color de puerta diferente, ¿sabéis por qué? Pues también hay una leyenda para esto. Dicen que era muy normal equivocarse de casa cuando todas las puertas estaban pintadas de igual color, sobre todo si se llegaba borracho. Y eso es justo lo que le pasó a un dublinés, que al intentar llegar a su casa estando bebido se equivocó y se metió en la de los vecinos. Al entrar en su habitación y ver al hombre y a la mujer en la cama, creyó que era su esposa con otro hombre y decidió matarlos a los dos. No se dio cuenta de que no era su casa hasta que se despertó al día siguiente con los cuerpos de sus vecinos. Por eso, cuenta la gente que pintaron las puertas de sus casas para así evitar estos problemas. Aunque otra versión más realista explica que simplemente las pintaron para llevar la contraria al estilo georgiano británico.

Hay de todo y para todos los gustos. Lo que está claro es que Dublín se puede visitar de muchas maneras, y una de las más completas es haciendo un tour a través de sus leyendas.

 

Judit Gabaldón

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s