Entre Ciudades

Descubriendo Dubrovnik

Debo reconocer, que antes de ver Juego de Tronos poco sabía sobre Dubrovnik. A día de hoy, se ha convertido en una de mis ciudades favoritas de Europa. Encantadora, histórica y aunque pequeña, tiene mucho que ofrecer a sus visitantes.

Conocida como “La Perla del Adriático”, Dubrovnik es Patrimonio de la Humanidad desde 1979. Y no es para menos. Sus murallas, de dos kilómetros de longitud y hasta veinticinco metros de altura, son el gran atractivo de la ciudad y una visita obligada. A lo largo de su recorrido podemos admirar los tejados anaranjados de las casas, destruidos durante la guerra; la Fortaleza Lovrjenac, que protegía la parte oriental de la ciudad o la Torre Minceta.

Al casco antiguo podemos acceder de dos formas: desde la puerta de Pile o la de Ploce. Si entramos por la primera nos encontramos con la Fuente de Onofrio, una fuente de piedra grabada con dieciséis caras y una cúpula abierta en su parte superior. Se trata de uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad y el punto de inicio de la mayoría de los tours guiados. Si entramos desde la puerta de Ploce nos encontraremos con el Puerto Viejo, custodiado por el fuerte San Juan. Aunque en el pasado atracaban en sus muelles barcos mercantes, en la actualidad solo encontramos barcos de pesca y de recreo.

dav
Puerto viejo

Stradun, anteriormente conocida como Placa, es la calle principal. A lo largo de los trescientos metros que ocupa, encontramos grandes escaleras que nos llevan a callejuelas repletas de terrazas, bares y tiendas de souvenirs donde es imposible resistirse. Sin duda, la mejor manera de conocer la ciudad es vagar sin rumbo por esos callejones empedrados.

A unos 20 km de Dubrovnik podemos visitar el Arboretum Trsteno, el más antiguo del mundo. Un jardín botánico conocido por su colección de flora mundial. Paseando por sus caminos nos encontramos con la fuente de Neptuno, en cuyo estanque observamos peces y tortugas.

Para acabar el día qué mejor que ver el atardecer desde uno de los mejores miradores: el Monte Srd. A él podemos acceder andando, en coche o con el cable car (sin duda la mejor opción y la más recomendable). Desde allí se pueden admirar las fantásticas vistas de Dubrovnik y ver la ciudad desde otra perspectiva.

sdr

 

 

Natàlia Sarrión

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s